Confirmación es un SACRAMENTO y como tal es a la vez un don gratuito de Dios y una respuesta del hombre.

Todo sacramento es un encuentro, el encuentro supone un diálogo y éste implica la respuesta, que debe ser una respuesta auténtica de fe personal, dentro y en comunión con la fe de la Iglesia.

La confirmación es pues un "sí" consciente y libre a la oferta de salvación que Dios ofrece en Cristo. Pero además, éste "sí", ha de ser personal y público ante la comunidad eclesial, para corroborar el sí que dieron nuestros padres y padrinos cuando nos bautizaron.

¿Qué implica la confirmación?

1. Hacer de Jesucristo el VALOR FUNDAMENTAL DE MI VIDA.

2. Construir mi persona SEGUN CRISTO, es decir: -SERVIR, en lugar de dominar -COMPARTIR, en lugar de poseer -SER AUTENTICO, en lugar de aparentar.

3. Aceptar y colaborar en el proyecto de Jesús: EL REINO DE DIOS.

4. Configurar mi PERTENENCIA A LA IGLESIA.